Seleccionar página
  • Para cuando me jubile, dudo mucho que cobre una pensión.

Estoy seguro de que has escuchado esta afirmación más de una vez en conversaciones con tu familia, amigos e incluso en debates de la tele.

El sistema de pensiones se considera uno de los grandes problemas de España. Hay cierto consenso en que no se sostiene y en que cada vez será más difícil acceder a una pensión pública decente.

Aun así, también sigue habiendo quienes piensan que, con todos los años que han trabajado, ¡cómo no van a cobrar una pensión en el futuro! Se imaginan ya retirados, viajando por el mundo, mientras reciben cada mes una paga por parte del Estado que les permita vivir cómodamente y costear todos sus gastos.

¿Qué hay de cierto en estas afirmaciones?

¿Crees que dentro de 20 ó 30 años seguirán existiendo las pensiones?

¿Sabes cómo funciona el sistema de pensiones actual?

En este post quiero arrojar un poco de luz sobre estas cuestiones, para que puedas sacar tus propias conclusiones y prepararte para lo que pueda ocurrir.

El Carpe Diem está fenomenal en muchos aspectos de la vida, pero cuando se trata de tu futuro, dejar que las cosas ocurran sin más y no tomar cartas en el asunto, te puede ocasionar un gran disgusto.

El funcionamiento del sistema de pensiones en España

Para poder responder a la pregunta de si cobraremos o no pensión dentro de unos cuantos años, cuando nos jubilemos, es necesario conocer cómo funciona el sistema de pensiones en España.

Muchas veces escuchamos frases del tipo

  • ¿Cómo no voy a cobrar pensión? ¡Con todo lo que he cotizado durante mi vida!
  • Yo cotizo por la base máxima, así me aseguro una pensión digna en el futuro.
  • ¿Para qué voy a ahorrar? Con lo que me quitan cada mes de la nómina seguro que me queda una buena pensión cuando me jubile.

Algunas personas todavía creen que parte de lo que cotizan a la Seguridad Social va a parar a una especie de caja fuerte personal para el día que se jubilen.

Están muy equivocados.

Las pensiones en España siguen un sistema de reparto o solidario, donde las contribuciones de los trabajadores se destinan a costear las pensiones de los que ya están retirados.

Es decir, esa cantidad que te quitan mensualmente de la nómina no se guarda bajo llave para ti, sino que se utiliza para pagar la jubilación de tus padres, de tus abuelos o de tu vecino del quinto.

sistema de reparto de las pensiones

Las pensiones en España siguen un sistema de reparto, también llamado solidario.

Y eso está muy bien.

Nuestros mayores ya trabajaron duramente y pagaron las pensiones de sus padres. Se merecen ahora disfrutar de una jubilación tranquila.

El problema es que, como verás más adelante, el sistema no se sostiene.

Pero antes de explicarte por qué las pensiones tal y como las conocemos están en peligro, vamos a contestar a unas preguntas básicas.

Cuál es la edad mínima de jubilación

En 2021, la edad mínima para poder jubilarte es de 65 ó 66 años, según se cumpla lo siguiente:

  • 65 años si llevas cotizados, al menos, 37 años y 3 meses.
  • 66 años si has cotizado durante menos tiempo.

Como habrás notado, he hecho referencia al año actual . Esto se debe a que la edad de jubilación y el período cotizado se han ido incrementando gradualmente desde 2013. Se pretende así que en 2027 haya que tener 67 años para poder jubilarse, o 65 años si se acredita un mínimo de 38 años y 6 meses de cotización.

Pero eso no es todo. Además de lo anterior, para poder acceder a la pensión se deben haber cotizado como mínimo 15 años, 2 de los cuales deben estar comprendidos dentro de los 15 años inmediatamente anteriores a la solicitud de la prestación.

Ahora bien, también hay que aclarar que las restricciones anteriores se aplican a la denominada jubilación ordinaria (algo así como la jubilación por defecto). Estos plazos se pueden acortar en caso de jubilaciones anticipadas, parciales o flexibles, que no entraré a comentar porque dependen de la situación particular de cada trabajador.

Cuántos años se tienen en cuenta para la jubilación

Éste es otro de los criterios que está en constante modificación. Hasta 2012, se tenían en cuenta únicamente los últimos 15 años trabajados a la hora de calcular el importe de la pensión. Sin embargo, desde 2013, esta cifra se ha ido ampliando a razón de 12 meses más cada año hasta conseguir alcanzar los 25 años en 2022.

En concreto, en el momento actual, deberás considerar tus últimos 24 años para calcular tu pensión.

Cómo se calcula la pensión de jubilación

El cálculo de la pensión es algo enrevesado y, si acudes a la página de la Seguridad Social, tampoco es que te aclare demasiado.

Puede que sea una impresión mía, pero me da la sensación de que muchas veces las leyes y procesos de la administración se escriben con el único propósito de que no entendamos nada. Parece que el objetivo no sea otro que nos equivoquemos, a pesar de poner toda nuestra voluntad por hacerlo bien.

cálculo de las pensiones de jubilación

El cálculo de tu pensión de jubilación no es una tarea sencilla de entender.

Voy a intentar explicarte cómo funciona el cómputo de la pensión.

Pero ya te advierto de que no te fíes al 100% de lo que te cuento. No soy ningún experto y seguramente sea una víctima más de este macabro juego de nuestros gobernantes por conseguir volvernos locos.

Por eso, para cualquier duda en materia fiscal y legal siempre te aconsejo acudir a un profesional.

Dicho esto, continúo.

El punto de partida para calcular tu pensión consiste en sumar todas tus bases de cotización de los últimos 24 años (25 años a partir del 2022). Esa cantidad aparece en cada una de tus nóminas o, si no conservas las más antiguas, también puedes solicitar un informe en la Sede Electrónica de la Seguridad Social.

Hay que indicar que para hacer este cálculo, las cantidades se ajustan con el IPC, lo cual es de agradecer para mitigar el efecto de la inflación sobre nuestros salarios.

Una vez sumadas todas las bases de cotización, hay que dividir el resultado entre 336 (a partir de 2022, se dividirá entre 350). De este modo conocerás tu base reguladora.

Ahora bien, si has hecho un pequeño cálculo mental, te habrás dado cuenta de que 24 años no son 336 meses, sino 288. Entonces, ¿por qué esa cifra? ¿Ya nos están estafando?

Tranquilo, de momento, no nos tima nadie.

La razón es que en la base de cotización que figura en tu nómina se incluye también la proporción relativa a las pagas extras, que suelen pagarse 2 meses al año. Por eso, si multiplicamos 24 por 14 obtenemos los 336 meses entre los que hay que dividir la suma de todas las pagas. De ese modo, se obtiene una visión mensual.

Bien, ahora que ya conocemos nuestra base reguladora, empieza la fiesta.

Para poder cobrar el 100% de esa base, debes haber cotizado durante 36 años. En caso contrario, se aplica un porcentaje de reducción en función de tus años de cotización.

Así, el mínimo para poder cobrar la pensión hemos visto que eran 15 años. Con ese tiempo cotizado te corresponde el 50% de tu base reguladora.

A partir de ahí, cada mes cotizado por encima de 15 años suma un 0,21% más o un 0,19%, según la siguiente tabla, hasta llegar a los 36 años en los que obtienes el 100%.

Período de aplicación Primeros 15 años 1 al 106 meses adicionales 146 meses restantes
2020 a 2022 50% +0,21% por mes +0,19% por mes

De nuevo, date cuenta de que he indicado un período de aplicación. Eso quiere decir que, salvo cambios legislativos, esos porcentajes van a ir empeorando con el tiempo, alargando la posibilidad de cobrar el 100% hasta los 37 años cotizados en 2027.

Como creo que la mejor manera de entender este tipo de explicaciones es mediante un ejemplo, vamos a suponer el siguiente caso.

Ejemplo práctico

Rosa empezó a trabajar a los 40 años. Lleva 26 años trabajando en la misma empresa y ha llegado el momento de jubilarse. Siempre ha cobrado lo mismo (únicamente le han ido subiendo el sueldo conforme al IPC), de tal modo que la base de cotización que figura en su nómina es de 1.500 €.

Vayamos por partes:

1 – Sumar las bases de cotización de los últimos 24 años: Rosa ha cotizado 1.500 € al mes durante los últimos 24 años (288 meses). Total: 1.500 € * 288 meses = 432.000 €.

2 – Calcular la base reguladora (dividir entre 336): 432.000 € / 336 = 1.285,71 €.

3 – Calcular el porcentaje que le corresponde: Rosa ha cotizado durante 26 años (312 meses). Esos meses computarán del siguiente modo:

  • Los primeros 15 años (180 meses) le dan derecho al 50%.
  • Los siguientes 106 meses suman 0,21% cada uno.
  • Los últimos 26 meses suman 0,19% cada uno
En total: 50 + (106 * 0,21) + (26 * 0,19) = 77,2%

4 – Obtener la cuantía de la pensión: Rosa cobrará de pensión el 77,2% de 1.285,71 €. Es decir, 992,57 €.

Cuál es la pensión mínima de jubilación

Con objeto de asegurar una pensión “digna”, la Seguridad Social ha establecido unas cuantías mínimas, que varían en función de la situación personal (con cónyuge, sin cónyuge, por invalidez, etc) y de la edad (menor de 65 años o mayor de 65) del pensionista. Estas cantidades se van revisando cada año.

A modo de ejemplo, en 2021, una persona con 65 años cobrará como pensión mínima:

  • 851,00 € si tiene cónyuge a cargo.
  • 689,70 € si no tiene cónyuge.
  • 654,60 € si tiene cónyuge NO a cargo.

Estas cantidades son mensuales (14 pagas al año).

Quizá te estés preguntando qué ocurre si al calcular la cuantía de tu pensión, con las fórmulas que hemos visto anteriormente, no llegas al mínimo. En ese caso, el Estado la complementa hasta alcanzar ese mínimo.

Ahora bien, eso no quiere decir que siempre vayas a cobrar el mínimo. La cantidad máxima que el Estado te va a complementar nunca será superior al valor establecido para una pensión no contributiva (es decir, la ayuda que podría recibir alguien que no cumpla el mínimo para optar a la pensión).

En 2021, ese valor es de 402,80 €, por lo que si la pensión mínima que te corresponde es de por ejemplo 654,60 €, pero al hacer los cálculos con tu bases de cotización, años cotizados y demás, te salen tan solo 100 € mensuales, el Estado no te dará 554,60 € adicionales, sino 402,80 €, quedando tu pensión total en 502,80 €.

Por otro lado, tampoco recibirás este complemento por parte del Estado si obtienes rendimientos por otras vías que superen una determinada cantidad (por ejemplo, rentas por alquiler de inmuebles, dividendos, etc).

Cuál es la pensión máxima de jubilación

Del mismo modo que existe una pensión mínima, también hay un límite máximo de pensión que podrá cobrar una persona cuando se jubile, independientemente de que su sueldo mientras trabajaba fuese mucho más alto.

Así, el importe de la pensión máxima en España durante 2021 es de 2.707,49 € al mes (37.904,86 € al año).

¿Por qué el sistema de pensiones actual está condenado al fracaso?

Hace unos años iba tranquilamente conduciendo cuando, de repente, escuché un pitido.

Una lucecita roja por detrás del volante me decía que debía parar inmediatamente.

  • ¡Peligro! Rueda con presión insuficiente.

Había pinchado.

Parece mentira lo frágiles que somos dentro de un coche. De un momento a otro, una avería puede torcer radicalmente nuestros planes.

Un coche no puede circular con tan sólo tres ruedas. Si falla un neumático, lo tienes que reparar. Hay que buscar una solución.

Del mismo modo, las pensiones no se pueden sostener solas.

el sistema de pensiones se tambalea

El actual sistema de pensiones está a punto de perder el equilibrio.

Como hemos visto, el sistema de pensiones sigue un régimen de reparto en el que los que están trabajando pagan directamente la jubilación de aquellos que ya están retirados.

Pero este sistema se basa en un pilar fundamental: las cotizaciones de los que trabajan deben alcanzar una cantidad suficiente para pagar todas las jubilaciones.

Y eso, podría no suceder siempre.

De hecho, es previsible que este equilibrio tenga los días contados.

Como le ocurre al coche cuando le quitas una rueda, si el número de trabajadores se reduce, las pensiones dejan de funcionar.

¿Te has preguntado cuántos trabajadores se necesitan para pagar una sola pensión?

Según los expertos, para que el sistema se pueda mantener, se necesitan un mínimo de 2 trabajadores en activo por cada pensionista. Actualmente, rondamos esta cantidad, por lo que se podría decir que el modelo actual de pensiones pende de un hilo. Un hilo bastante fino.

¿Y cómo se ha llegado a este punto?

Bueno, para eso hay que entender cuál era la situación hace unos años.

En 1960 la esperanza de vida al nacimiento estaba en unos 69 años. Además, la pirámide poblacional tenía la siguiente pinta.

Pirámide poblacional de 1960

Pirámide poblacional de 1960. Fuente: PopulationPyramid.net

Como puedes ver, tiene una forma de pirámide casi de libro: muy ancha en la base y más estrecha según ascendemos.

Esto nos indica que había una gran parte de la población en edad activa, mientras que las personas jubiladas eran muy pocas en comparación. Con estos datos, el sistema de pensiones parecía lógico y viable.

Además, la esperanza de vida indicaba que el número de años durante el cual un jubilado podía disfrutar de su pensión era relativamente corto.

Pero ahora las cosas han cambiado.

Te presento la pirámide poblacional de 2021.

Pirámide poblacional de 2021

Pirámide poblacional de 2021. Fuente: PopulationPyramid.net

No sé tú, pero yo aquí no veo ninguna pirámide.

Si los egipcios hubiesen hecho sus construcciones con esta forma, no creo que hubiesen aguantado hasta nuestros días.

Como ves, la base es muy estrecha y los niveles superiores, a partir de los 65 años, tienen bastante más peso que antes.

Esto se debe a dos motivos principalmente: la disminución de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida que, en España, supera ya los 83 años.

Además, se observa como las franjas intermedias (entre los 40 y los 60 años) son las más abultadas.

¿Qué pasará cuando a estas personas les llegue el momento de jubilarse?

Lo vemos en la siguiente gráfica, donde se muestra una estimación de la pirámide para el año 2050.

Pirámide poblacional de 2050

Pirámide poblacional de 2050. Fuente: PopulationPyramid.net

Lo cierto es que cuando veo esta perspectiva me echo a temblar.

En el momento actual las pensiones se cubren a duras penas con las contribuciones de los trabajadores. Incluso, a veces, el Estado debe recurrir a parte de lo que ha recaudado mediante otros impuestos para poder abonarlas.

Por eso, permíteme poner en duda que el sistema se pueda sostener durante mucho más tiempo tal y como lo conocemos.

No son simples creencias o presentimientos.

Son matemáticas.

¿El sistema de pensiones es una estafa piramidal?

Seguramente hayas escuchado en alguna ocasión que el sistema de pensiones es la mayor estafa piramidal que se ha inventado.

Una estafa, además, creada y perpetuada por los gobiernos.

Para poder valorar esta afirmación, conviene conocer antes qué es eso de las estafas piramidales.

Una estafa piramidal es un sistema de inversión engañoso, donde se prometen grandes retornos pero no hay nada que lo sustente. Realmente no se invierte en nada, sino que los beneficios que obtienen los que han entrado en primer lugar en el sistema se pagan con las cantidades que “invierten” los que se incorporan después.

¿El sistema de pensiones es una estafa piramidal?

En una estafa piramidal, cada nivel se beneficia del dinero de los que están por debajo de ellos.

Los primeros en entrar recuperarán pronto su dinero y seguramente obtendrán muchas ganancias. Pero cada vez se necesitará incorporar más gente al sistema para ir pagando las rentabilidades de los últimos que van entrando.

Así hasta que colapsa y no entra nadie más.

El sistema deja, entonces, de funcionar y los que hayan entrado más tarde habrán perdido todo o gran parte de su dinero.

Decir que el sistema de pensiones es una estafa piramidal puede resultar algo exagerado. Sin embargo, es innegable que ambos sistemas guardan grandes similitudes.

¿No te parece?

¿Qué va a pasar con las pensiones de jubilación?

A estas alturas creo que ya te habrás hecho a la idea de que el sistema de pensiones es difícilmente sostenible.

Ahora bien, si me preguntas si las pensiones llegarán a desaparecer, yo te diría que no lo creo.

Eso sí, van a tener que cambiar bastante.

Evidentemente, no tengo una bola mágica, pero me da la impresión de que nuestros queridos gobernantes no están dispuestos a eliminar ni a cambiar el sistema de pensiones actual.

No, el coste electoral sería demasiado alto.

Las pensiones se han convertido en un arma arrojadiza más que lanzarse en esos debates de patio de colegio que tienen lugar cada semana y que a casi nadie importan.

Da igual que el sistema no se pueda mantener.

Da igual lo que digan los expertos y analistas.

Por supuesto, las matemáticas también dan igual.

Ellos a lo suyo.

Prometen que las pensiones son intocables. Que se van a incrementar cada año. Que todos tenemos derecho a una jubilación digna.

Eso dicen.

Pero, mientras tanto, se sube poco a poco la edad de jubilación y se ponen todos los medios para que no puedas cobrar el 100%.

Eso hacen.

Político hablando de pensiones

Los políticos siguen ofreciendo discursos que no solucionan los problemas reales de la población.

Mira, creo que quienes han estado toda su vida trabajando y ahora están retirados, se merecen descansar y disfrutar de esa jubilación que se han ganado a pulso. Dudo mucho que sus pensiones se vean afectadas y quiero pensar que los diferentes gobiernos van a garantizar que así sea, aunque sea destinando partidas de otros impuestos para abonarlas.

Sin embargo, los que estamos ahora trabajando, es muy probable que no tengamos acceso a una pensión como las actuales. Seguramente seguiremos cobrando pensión, pero mucho más tarde y mucho más reducida. Puede que no sea suficiente por sí sola para pagar nuestros gastos diarios y debamos complementarla con otros ingresos.

Al menos, los movimientos que hemos visto en cuanto a pensiones (retraso de la edad de jubilación, aumento del número de años cotizados, etc.) es lo que me sugieren.

Estaría bien que esto se nos dijese claramente para abrirnos los ojos y poder planificar nuestra jubilación de manera realista.

Pero no te engañes, nadie te lo va a decir abiertamente.

El coste de la sinceridad es elevado. Y en política mucho más.

¿Crees que vas a cobrar una pensión?

Cuando alguna vez escucho hablar sobre pensiones y jubilación, me encuentro con afirmaciones tan categóricas como sorprendentes, no porque no puedan ser ciertas, sino por la resignación y falta de acción por parte de quienes las pronuncian.

  • Todavía me quedan muchos años para jubilarme, seguro que para entonces el Estado ya ha encontrado una solución.

¿De verdad quieres que tu futuro esté exclusivamente en manos del Estado?

Yo, la verdad, me fío más de un mono con una pistola en una mano y una botella de ron en la otra.

Es posible que sea muy negativo pero, hasta ahora, nuestros gobernantes no me han traído más que decepciones. Dan igual las ideas y los colores, creo que viven en una burbuja, totalmente aislada del mundo real y donde sólo les importa su juego político. Un juego donde unas veces ganan unos y otras veces otros, pero en el que siempre hay el mismo perdedor: nosotros.

Mira, no sé qué hará el Estado con las pensiones de aquí en adelante. Quizá consiga solucionar el tema, quizá las elimine, o puede que simplemente endurezca cada vez más los requisitos para acceder a ellas.

Lo que sí sé es que no quiero dejar el bienestar de mis últimos años de vida en manos de lo que decida el partido de turno.

  • Para cuando me toque, la jubilación será a los 70 y pico años o más.

Toda la razón. Nada que objetar.

Éste es uno de los escenarios más probables.

Como hemos visto, la edad de jubilación se está retrasando cada año un poquito más. En el 2027 alcanzará los 67 años.

Pero dudo que se quede ahí.

La esperanza de vida va en aumento y cada vez llegamos a edades más avanzadas con mejor salud. Por eso, no es descartable que nos obliguen a trabajar durante más años.

Jubilarse a los 80 años

¿De verdad quieres esperar a tener 80 años para poder jubilarte?

La pena es que mucha gente, aun siendo consciente de este hecho, no hace nada por solucionarlo.

¿Quieres estar trabajando hasta los 70 y pico u ochenta años?

Yo, desde luego, no. Por eso, prefiero trazar mi propio plan y no ceñirme en exclusiva al que otros han diseñado para mí.

  • Yo he contratado un plan de pensiones porque no me fío de tener una pensión.

Aquí ya se nota un cambio. Quienes dicen esto son conscientes del problema y han tomado acción. Sin embargo, quizá no se hayan informado del todo sobre la solución que han adoptado.

Si te digo la verdad, yo no soy demasiado fan de los planes de pensiones. Es posible que algún día te cuente por qué. Mientras tanto, quédate con esta pregunta:

¿Algo que es promocionado al mismo tiempo por los bancos y por el gobierno puede ser bueno para ti?

Yo tengo mi propia opinión, aunque quizá no coincida con la tuya.

Los intereses de los banqueros

Lo que es bueno para los banqueros no suele serlo para ti.

Por eso, cada cual es muy libre de contratar los productos financieros que desee. Simplemente te recomiendo que antes de tomar cualquier decisión sobre dónde estás metiendo tu dinero te preguntes por qué has seleccionado ese producto y si conoces todas sus características.

A veces, los productos financieros te reservan sorpresas inesperadas. Y no tienen por qué ser buenas.

  • Yo no voy a tener pensión.

Es la afirmación más radical.

Quizá sea cierta o quizá no.

Creo que, con lo que te he comentado en este post, puedes tener ya tus propias conclusiones.

En cualquier caso, lo importante no es quedarse en la afirmación y limitarse a decir que no tendrás pensión. La clave está en plantearse qué vas a hacer en caso de que no la tengas o, aun teniéndola, no sea suficiente para cubrir todos tus gastos.

Entonces, ¿cuál es la solución?

Como has podido comprobar a lo largo de este post, el problema de las pensiones es un asunto de gran importancia y de solución nada sencilla.

Por un lado está claro que no se pueden eliminar las pensiones actuales, ya que quienes han trabajado durante toda su vida y han estado cotizando mes tras mes se han ganado el derecho a disfrutar de una jubilación digna.

Pero, por otro, el sistema es insostenible tal y como está concebido. Es necesario reformarlo para que no se desmorone.

¿Cómo?

Lo desconozco, pero supongo que la tendencia es la que ya estamos viendo: jubilaciones cada vez más tardías, con requisitos más restrictivos y mayores dificultades para acceder al 100% de la pensión.

Y, como no sabemos lo que va a ocurrir, creo que lo mejor es prepararse para los peores escenarios.

¿Qué ocurriría si no tuvieses pensión? ¿Y si se redujera a la mitad? ¿Podrías seguir manteniendo tu nivel de vida?

Yo estas preguntas me las hice hace ya unos años.

En ese momento, evalué mi situación económica, empecé a controlar mis gastos y fui consciente del importe mínimo que necesito tener cada mes para vivir.

Desde entonces he ido ahorrando periódicamente y formando mi cartera, compuesta principalmente por acciones de bolsa y fondos de inversión, con la que espero obtener unos objetivos en el largo plazo que me acerquen a mi libertad financiera y no tener así que esperar a los 80 para jubilarme.

Verás, lo cierto es que no sé qué ocurrirá dentro de unos años con las pensiones.

Desconozco si yo mismo tendré pensión o no.

Sólo sé que tengo un plan para procurarme una jubilación digna, independientemente de lo que decida hacer el Estado en este asunto.

Y tú, ¿estás haciendo algo para garantizar tu propia jubilación?

¿Me lo cuentas en los comentarios?

(*) Fuente de las gráficas: PopulationPyramid.net, disponible bajo licencia Creative Commons (CC BY 3.0 IGO)

Finanzas personales

¿Quieres tener tus gastos bajo control?

Suscríbete a mi blog y llévate gratis la plantilla que yo mismo utilizo para registrar mis ingresos y gastos.

¡Pon a raya tus finanzas desde hoy mismo!