Seleccionar página

Cuando veo un periodista en la calle, acelero el paso en sentido contrario.

Al momento, vienen a mi cabeza esos reportajes donde asaltan a la gente para hacerles una pregunta ridícula o imposible de contestar.

No es que tenga nada en su contra. No es eso.

Simplemente, no quiero ser carne de un programa de zapping.

Si hace 10 años alguien me hubiese puesto cerca una alcachofa para saber qué opinaba sobre el Black Friday, desde luego me habría ganado un lugar en alguno de esos shows de sobremesa.

Muy pocos sabían entonces qué era el Black Friday.

Me refiero a España, por supuesto. En Estados Unidos lo conocían perfectamente.

Como para muchas otras cosas, ellos lo inventan y nosotros lo importamos.

Lo mismo ocurre con Halloween o con ese abuelillo regordete que viste de rojo y hace rápel por las chimeneas para dejarnos regalos en Navidad.

calabaza de Halloween

Cada vez son más las tradiciones de USA que adoptamos en España.

Pero no voy a ser hipócrita y decirte que el Black Friday es sólo un engañabobos, un producto del marketing y una oda al consumismo. No.

A pesar de que a veces sí que es así y que ciertas tiendas venden como gangas productos que realmente no lo son, también es verdad que durante estas fechas puedes encontrar ofertas muy interesantes.

Por eso, a mí sí que me gusta el Black Friday y suelo retrasar hasta esos días algunas compras que tuviera previsto hacer.

Eso sí, sin volverme loco.

Si te enfrentas al Viernes Negro con la única estrategia de revisar los folletos de publicidad a ver qué encuentras, seguramente acabes gastando más de lo que esperabas.

Hoy quiero hablarte precisamente de este tema, del Black Friday y cómo creo que hay que afrontarlo.

Por eso, si estás pensando en comprar algo en esta fecha tan señalada, creo que lo que te voy a contar a continuación te puede resultar bastante útil.

Si no compras nada no se acaba el mundo

Verás, hace unos años abrió un Ikea en mi ciudad.

Todo el mundo estaba emocionado. Nadie discutía la fama que tenía: productos baratos y de calidad.

Los primeros días, las caravanas de coches y las filas para entrar al establecimiento eran noticia en las radios y periódicos locales.

Cuando pasó el furor inicial, fuimos a echar un vistazo.

Nada más subir las escaleras, vimos una escena que todavía hoy recordamos: una pareja que se emocionaba con cada artículo que veía.

  • ¡Mira, un albornoz blanco!
  • ¡Coge dos!

Mientras muchos llenaban sus bolsones azules con todo tipo de artículos, nosotros salimos de nuestra primera visita con las manos vacías.

Y de la segunda.

Y de la tercera.

En la cuarta, creo que compramos una espumadera y un tupper.

Con el Black Friday pasa lo mismo.

compras compulsivas en el Black Friday

No te dejes llevar por la publicidad. No comprar nada en el Black Friday también es una opción.

Es una época de muchas ventas. Se respira en el aire una cierta euforia por comprar.

Pero tú no tienes por qué hacerlo.

Si no necesitas nada o las ofertas no acaban de convencerte, no compres nada.

No se va a acabar el mundo y, desde luego, no serás más o menos feliz.

«A la sociedad le interesa que usted consuma y que piense que el consumir le hace feliz.» – EDUARD PUNSET CASALS

Planifica lo que vas a comprar unos meses antes

Dicen que hay dos buenos hábitos si quieres ahorrar en tu visita al supermercado:

  • Ir con el estómago lleno.
  • Llevar siempre una lista de la compra.

Cuando pienses en el Black Friday, haz exactamente lo mismo.

Acude con el estómago lleno, es decir, sé plenamente consciente de qué cosas necesitas y cuáles no.

Y haz una lista.

Durante los meses anteriores o, si quieres, a lo largo del año, ve apuntando todo aquello que necesites comprar.

Puede que alguna de las cosas que hayas anotado las compres antes del Black Friday. Entonces, táchalas de tu lista.

Y si algo no está apuntado, está claro que no lo necesitas. Tienes la tripa llena. No lo compres.

lista de compras para el Black Friday

Elabora una lista con todo lo que necesitas un tiempo antes del Black Friday.

Con la lista en tu mano, ya puedes consultar las ofertas del mes de noviembre.

Pero sólo de los productos que has identificado.

Recuerda que eso es lo que necesitas. Nada más.

Estudia los productos con anterioridad

Lo que te voy a decir a continuación no sólo es aplicable al Black Friday. Debería serlo en realidad para cualquier compra importante que quieras hacer.

Creo que uno de los peores enemigos del ahorro son las compras impulsivas.

Si adquieres algo sin analizarlo antes mínimamente, hay muchas posibilidades de que acabe aparcado en un rincón de tu casa y, por lo tanto, hayas tirado tu dinero a la basura.

Por eso, cuando pienses en algo que quieras comprar durante el Black Friday, dedica un rato a estudiar si merece la pena y qué otras alternativas tienes.

Revisa bien sus características para ver si pueden cubrir tus expectativas o necesidades.

Busca si hay otros modelos, de otras marcas o de la misma, que tengan un papel similar.

Ten en cuenta que es posible que, durante el Black Friday, justo el producto que quieres no esté de oferta. Pero puede que otros parecidos sí. Si has analizado previamente esas alternativas y has decidido que te pueden encajar, podrás entonces decidir si hacer o no la compra.

Y esa decisión de compra tendrá unas bases sólidas. No será algo impulsivo que te pueda acabar generando frustración.

Y revisa los precios, tanto del producto en sí como de sus variantes, en varios establecimientos.

De esa manera sabrás cuánto puedes llegar a gastarte y establecer un presupuesto.

Establece tu presupuesto

Ya te he comentado en varias ocasiones lo importante que es tener un control de tus ingresos y de tus gastos, así como hacer un presupuesto para el año en curso.

Antes de que llegue el Black Friday deberías tener tu propio presupuesto específico para ese día. De ese modo, sabrás cuánto es el máximo que vas a poder gastar.

presupuesto de gasto para el Black Friday

Calcula muy bien cuál es tu tope máximo de gasto para el Black Friday.

Para ello, como ya tienes tu lista de la compra y sabes los precios aproximados de cada producto, simplemente debes juntarlo todo en un documento y hacer la suma.

Bueno, simplemente no.

Realmente este presupuesto deberías hacerlo un tiempo antes.

De ese modo, sabrás cuánto dinero necesitarás para tus compras y podrás ahorrarlo previamente.

Si eres de esas personas que suelen aprovechar los días de Black Friday, yo te recomiendo tener un fondo separado para estos gastos e ir haciendo aportaciones periódicas cada mes. Según vayas ajustando el presupuesto, puedes ajustar también las aportaciones para contar con el dinero necesario.

Y si no puedes ahorrar lo suficiente porque el total de las cosas que quieres comprar es muy elevado, entonces elimina productos de tu lista, ordénalos por prioridad y compra únicamente lo que tu fondo de ahorro para el Black Friday te permita.

Fíjate un tope para algún capricho

Las compras impulsivas y el ahorro no se llevan nada bien.

Te lo he dicho antes y te lo repito.

Pero, al final, somos humanos y tenemos nuestras debilidades.

Por eso, es posible que durante el Black Friday veas una oferta inesperada que te resulte muy tentadora.

Un capricho para ti, algún artículo en el que no habías pensado, un regalo para tus sobrinos.

Cualquier cosa.

¿Qué haces entonces?

Mi recomendación es que antes de noviembre te fijes un tope de gastos para caprichos.

Diez euros. Sesenta. Cien.

La cantidad que consideres necesaria.

Por supuesto, ese extra debe formar parte de tu presupuesto y has tenido que ahorrarlo previamente.

De ese modo, te puedes permitir algún antojo, con la seguridad de que no desbaratará tus planes financieros.

Aprovecha para hacer buena parte de tus compras navideñas

El Black Friday surge en Estados Unidos como el pistoletazo de salida para las compras navideñas.

Entonces, ¿qué mejor manera de aprovecharlo que hacer caso del fin para el que se creó?

Sabemos que la Navidad es una época de fuertes desembolsos económicos.

Se gasta mucho dinero en comidas y cenas. Pero también en regalos.

Si eres capaz de planificar bien los productos que vas a regalar, puedes incorporarlos a tu lista del Black Friday.

Seguro que encontrarás buenas ofertas y te ahorrarás unos cuantos euros.

Especialmente, si comparamos sus precios con los de diciembre, donde casi todo suele subir considerablemente.

Compras navideñas en el Black Friday

Aprovecha el Black Friday para hacer tus compras navideñas.

En cualquier caso, si optas por adelantar tus compras al Black Friday, una recomendación:

Busca establecimientos que amplíen sus plazos de devolución.

Son muchas las tiendas que, al ser conscientes de este hecho, permiten devolver los productos durante el mes de enero.

Benefíciate de ello.

Compara precios

Cuando llegue el gran día, no acudas solamente a mirar los productos a tu tienda favorita.

Antes de la fecha, selecciona un conjunto de tiendas donde puedes adquirir cada artículo y revisa sus ofertas de Black Friday.

Muchas veces hay diferencias importantes de precio entre ellas.

Además, asegúrate de que no te la cuelen.

¿Sabías que muchos comercios suben los precios justo antes del Black Friday?

No me lo estoy inventando, lo dice la propia Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

La OCU lleva ya algunos años monitorizando los precios de varios establecimientos los días previos al famoso Viernes Negro.

El resultado es desalentador.

En 2019, por ejemplo, el 29% de los productos observados eran más caros durante el Black Friday que un mes antes.

Por lo tanto, antes de comprar algo, comprueba que realmente se trata de una oferta.

Si has hecho un estudio previo de los productos de tu lista, probablemente este tema lo tendrás controlado.

En cualquier caso, siempre puedes recurrir a comparadores de Internet, como idealo.es, que te dirán dónde puedes encontrar el mejor precio y cuál ha sido su evolución.

Si compras en Amazon, existe una página muy útil llamada CamelCamelCamel que te da una información muy completa sobre el historial del precio de un artículo a lo largo del tiempo.

Captura de CamelCamelCamel

Captura de CamelCamelCamel, una web para rastrear los precios en Amazon.

Simplemente, haz una búsqueda del nombre del producto o introduce directamente su URL de Amazon, y verás un gráfico donde comprobarás cuál ha sido su precio máximo, su precio mínimo y sus variaciones.

Cuidado con las compras por Internet

Las compras en Internet han pasado a formar parte de nuestras vidas.

Si hace unos años había personas que todavía renegaban, la evolución de la tecnología móvil, los precios en muchas ocasiones más bajos que en la calle y, muy especialmente, la crisis del coronavirus, han hecho que la gente haya perdido el miedo a comprar online.

Comprar por Internet es actualmente muy cómodo y seguro.

Pero debes tener algunas precauciones al hacerlo. Más aún durante el Black Friday, donde el volumen de ventas se dispara.

En primer lugar, revisa siempre las políticas de envío y sé consciente de los plazos de entrega estimados, no sea que te lleves una sorpresa y el regalo que acabas de adquirir no llegue a tiempo.

También, comprueba los gastos de envío. A veces sale más caro el collar que el perro y esa oferta que nos parece tentadora, puede no serlo tanto si nos van a cobrar una buena cantidad por traérnoslo a nuestra casa.

Por eso, te doy algunas recomendaciones:

  • Elige la opción de envío más barata. Es posible que no necesites tener tu compra al día siguiente y puedas esperar una semana para disfrutarla. En ese caso, revisa las opciones de envío y elige la que más se ajuste a lo que necesitas. Eso sí, asegúrate de que es una opción segura. De que no va a haber problemas para que tu producto te llegue y lo haga en buen estado.
  • Agrupa pedidos. Si vas a comprar varios artículos en una misma tienda online, procura que sean en un mismo pedido. Muchas tiendas hacen un único envío con todos ellos y así te sale más barato.
  • Si compras en Amazon, aprovecha el período de suscripción gratuito de Prime. No te cuesta nada y te aseguras un envío sin gastos. Ahora bien, si no quieres que te cobre la suscripción, asegúrate de anularla antes de que pase un mes.

Además de las condiciones de envío, pon mucha atención a las condiciones de devolución. Fíjate cuáles son los plazos y cómo de complicado es el procedimiento para devolver un artículo.

Compras online

Las compras online cada vez tienen un mayor protagonismo.

Y, por último, asegúrate de quién te está vendiendo el producto.

Ahora hay muchas plataformas que, además de sus propios artículos, venden productos de terceros. Amazon, Fnac o Carrefour, son unos ejemplos.

Cuando vayas a hacer tu compra, comprueba que es la propia compañía quien te está vendiendo. Si se trata de otro vendedor, revisa sus condiciones de venta y envío, sus políticas de devolución y, si está disponible, la evaluación y comentarios que han dejado otros usuarios.

Ni se te ocurra pedir un préstamo

Todo el mundo se quiere subir al carro del Black Friday.

Prácticamente todas las tiendas tienen sus ofertas.

Y los bancos y entidades de crédito no iban a ser menos.

Durante las pasadas semanas, he recibido varios mails de algún banco con “irresistibles” créditos especiales para el Black Friday.

  • ¡Rebajas en tu préstamo!
  • ¡Adelántate a la Navidad!

Mira, en mi opinión, nadie debería pedir un préstamo para sus compras navideñas ni para el Black Friday.

Es pan para hoy y hambre para mañana.

Por eso, creo que el mejor regalo que puedes hacer a tus seres queridos, y especialmente a ti mismo, es no tener deudas.

Nunca descuides tu estrategia de ahorro e inversión

Si eres seguidor de esta web y has leído alguno de mis artículos, sabrás la importancia de tener una estrategia definida de ahorro e inversión.

Ahorrar periódicamente una parte de tu sueldo e invertirlo correctamente es la mejor manera de asegurarte un futuro tranquilo.

También es fundamental contar con un colchón de seguridad para hacer frente a los imprevistos que puedan surgir.

Pues bien, el Black Friday no es uno de esos imprevistos.

Nunca acudas al colchón de seguridad para hacer tus compras de Black Friday.

Repito: nunca.

Tampoco debería ser un motivo para desviarte de tu plan de inversión.

Si, por ejemplo, has decidido invertir cada mes un 20% de tu sueldo, no dejes de invertir uno o dos meses para destinar ese dinero a las compras de fin de año.

No rompas la hucha

No destroces tu plan de ahorro e inversión durante el Black Friday.

Si tienes una estrategia, no la abandones.

Será la manera más fácil de que acabe fracasando.

Como te he dicho, creo que la mejor manera de afrontar el Viernes Negro y, probablemente, las compras navideñas, es disponer de un fondo específico para ello.

De ese modo, si vamos aportando dinero de manera periódica a ese fondo, podremos aprovechar las ofertas del Black Friday sin necesidad de modificar nuestro plan de inversión.

Un último consejo: no te desesperes

Es posible que tengas todo planificado, pero que las cosas no salgan como esperabas.

Has creado tu lista, has estudiado los productos, sabes en qué tiendas mirar, tienes un presupuesto y el dinero ahorrado para hacer tus compras.

Sin embargo, llega el Black Friday y tus artículos no están en oferta o no llegas a tiempo para aprovecharlas.

Es cierto, puede pasar.

Hay promociones que sólo duran una horas o en las que se termina muy rápido todo el stock.

He conocido personas que han llegado a pedirse el día de vacaciones simplemente para que no se les escape ningún chollo.

Bueno, yo no lo haría, pero es decisión de cada uno.

Si no puedes comprar tus productos durante el Black Friday, todavía te queda una segunda oportunidad en el Cyber Monday.

Y, si tampoco puede ser, míralo por el lado positivo.

Sabes qué cosas necesitas, dispones del dinero para comprarlas y has estudiado perfectamente cuál es su mejor precio y dónde adquirirlas.

Seguro que a lo largo del año se presentan otras muchas ocasiones para hacerte con ellas a buen precio.

Ahora es tu turno, cuéntame:

¿Tienes previsto comprar algo en este Black Friday?

Finanzas personales

¿Quieres tener tus gastos bajo control?

Suscríbete a mi blog y llévate gratis la plantilla que yo mismo utilizo para registrar mis ingresos y gastos.

¡Pon a raya tus finanzas desde hoy mismo!