Reconozcámoslo, todos tenemos miedo a perder nuestro dinero.

Yo, el primero.

Nos sabemos perfectamente la teoría: la bolsa a largo plazo siempre acaba subiendo.

Tenemos nuestro colchón de seguridad y sólo invertimos lo que no vamos a necesitar en los próximos años.

Creemos que no nos importan los vaivenes del mercado.

Somos inversores largoplacistas. Y lo sostenemos con mucho orgullo.

Hasta que el mercado un día se da la vuelta, empieza a caer y eso no parece tener fin.

Entonces es cuando empiezan los nervios.

Nuestro dinero, que tanto nos ha costado ahorrar, se está esfumando.

Esas rentabilidades fabulosas que habíamos conseguido con nuestras inversiones en bolsa empiezan a no serlo tanto.

Miedo a perder tu dinero

Cuando la bolsa baja, la mayoría nos ponemos nerviosos y no actuamos con cabeza.

Recuerda que si vas ganando un 50% con tus acciones y, de repente, se desploman otro 50%, no te quedas igual. Te quedas con menos de lo que empezaste.

  • Capital inicial: 1.000 €
  • Si sube el 50%, ahora tienes: 1.500 €
  • Si después baja el 50%, pasas a tener: 750 €

Cuando el mercado baja, es el mejor momento para comprar. Eso también lo sabemos.

Sin embargo, muchas veces dejamos pasar esa oportunidad. La frustración por haber perdido gran parte de lo que invertimos, junto con el miedo a perder más dinero, nos paraliza y nos puede hacer perder el tren.

También lo podemos perder si intentamos acertar con el momento óptimo. Ese punto en el que la bolsa ha bajado todo lo que tiene que bajar y ya no va a hacerlo más.

No juegues a ser adivino. Lo más probable es que no te salga bien.

Entonces, ¿hay alguna manera de mitigar el riesgo de perder gran parte de lo invertido?

Por otro lado, ¿existe algún modo de que nuestra cabeza no nos juegue una mala pasada y podamos hacer lo que nos dice la lógica (comprar cuando la bolsa está barata) sin que nuestras emociones se interpongan?

La buena noticia es que sí existe una estrategia para ello. Se llama DCA y de ella te quiero hablar a continuación.

DCA: la inversión más tranquila a largo plazo

El DCA o Dollar Cost Averaging, no es otra cosa que invertir de forma periódica una misma cantidad de dinero, independientemente de cómo esté el mercado.

¿Que el mercado está subiendo? Tú inviertes.

¿Que el mercado está bajando? Inviertes igualmente.

La idea que hay detrás de esta estrategia es que no tenemos ni idea de lo que va a ocurrir en el futuro y no podemos predecirlo. Pero nos da igual, porque nuestro objetivo es tener un precio medio apropiado en el largo plazo.

Te pondré un ejemplo. Imagina que inviertes 100 € el primer día de cada mes en un fondo de inversión donde la participación cuesta en el momento inicial 10 €. Vamos a ver qué ocurriría en el plazo de un año.

Fecha Aportación Valor participación Participaciones
1 de enero 100 € 10,00 € 10,00
1 de febrero 100 € 11,00 € 9,09
1 de marzo 100 € 12,00 € 8,33
1 de abril 100 € 12,00 € 8,33
1 de mayo 100 € 13,00 € 7,69
1 de junio 100 € 11,00 € 9,09
1 de julio 100 € 9,00 € 11,11
1 de agosto 100 € 8,00 € 12,50
1 de septiembre 100 € 7,00 € 14,29
1 de octubre 100 € 8,00 € 12,50
1 de noviembre 100 € 10,00 € 10,00
1 de diciembre 100 € 11,00 € 9,09
TOTAL 1.200€ 122,03

Como puedes ver, al invertir siempre la misma cantidad de dinero, unas veces compramos más participaciones y otras menos. En total, hemos invertido 1.200 € y hemos adquirido 122,03 participaciones. Si hacemos la división (1.200/122,03), eso nos da un precio medio de 9,83 €.

No es el valor más bajo, pero tampoco el más alto.

Por lo tanto, no será tan rentable como si hubiésemos acertado a comprar en mínimos, pero tampoco nos dará los sustos de haber comprado en máximos si el valor del activo cae en el futuro.

Gracias a la aplicación del DCA, hemos conseguido eliminar de la ecuación la parte emocional que nos impide invertir cuando tratamos de encontrar el momento óptimo para entrar en el mercado.

Si el mercado se está desplomando, tú vas a aprovechar esas rebajas en los precios para incrementar tu posición y comprarás más barato.

En cambio, si el mercado está subiendo, es cierto que comprarás más caro, pero también irás viendo cómo tu inversión crece dentro de ese mercado alcista que puede durar varios años y, que si estuvieras fuera de él, te podrías acabar perdiendo.

Entonces, ¿DCA o todo de golpe?

Hemos visto que el DCA es una estrategia muy adecuado para mitigar el efecto de las bajadas de los mercados y para dejar a un lado nuestro estado de ánimo a la hora de invertir.

Pero no es oro todo lo que reluce.

Lo cierto es que, aunque el DCA es muy apropiado para la mayoría de los inversores particulares, no es lo más eficiente desde el punto de vista de la estadística.

Existe un famoso estudio de Vanguard que demuestra que invertir todo el dinero de una vez en el mercado suele ser lo más rentable históricamente.

En concreto, en el estudio se hizo una simulación de la rentabilidad que se hubiera obtenido al invertir en el mercado de Estados Unidos bajo dos supuestos:

  1. Invertirlo todo de golpe el primer día y dejarlo durante 10 años.
  2. Repartir las aportaciones a lo largo del primer año y dejarlo durante los 9 años siguientes.

Se analizaron todos los períodos que van desde 1926 hasta 2011. Es decir:

  • Primer escenario: desde enero de 1926 hasta diciembre de 1935.
  • Segundo escenario: desde febrero de 1926 hasta enero de 1936.
  • Tercer escenario: desde marzo de 1926 hasta febrero de 1936.
  • y así sucesivamente.

Además, esta simulación también se hizo para otros dos mercados además del estadounidense: Reino Unido y Australia.

El resultado fue que en dos tercios de las ocasiones invertir todo de golpe era más ventajoso, mientras que en el tercio restante fue preferible aplicar una estrategia DCA.

Y esta conclusión era aplicable a los 3 mercados casi por igual.

Gráficos del estudio de Vanguard

Porcentaje de ocasiones en las que ha sido mas rentable invertir de golpe o invertir poco a poco (cartera 100% de acciones).

Por lo tanto, la conclusión es bastante clara: si quieres ir a favor de los datos históricos, quieres obtener la mayor rentabilidad posible y tu corazón no va a sufrir si tienes la mala suerte de no acertar con el momento, entonces es preferible invertir todo de golpe.

Ahora bien, a mí un 33% de probabilidades de fallar me parece un riesgo bastante elevado como para pensárselo dos veces.

En un juego de mesa, me arriesgaría. Pero con mi dinero…

Cómo invertir 10.000 euros

Imagina que has ganado un premio y, una vez Hacienda ha cogido su parte, te quedan limpios 10.000 euros.

Los quieres invertir pero, como suele ser habitual, te asalta la duda.

¿Lo hago de golpe o voy invirtiendo poco a poco?

Realmente, si nos hacemos esta pregunta es porque tenemos miedo a que el mercado baje y que además lo haga de manera escandalosa.

¿Qué pasaría si invierto hoy y mañana entramos en una crisis galopante?

¿Cuánto tardaría en recuperar mi dinero?

Bueno, pues vamos a verlo.

Supón que estamos a 1 de octubre de 2007 y te planteas invertir tu premio en un fondo indexado al S&P 500. Más o menos en esos días el índice alcanzó su valor más alto antes de empezar su descenso que culminaría en la crisis del 2008.

Si hubieras invertido tus 10.000 € de golpe, el resultado sería el de la siguiente gráfica.

Gráfica invertir de golpe en máximos

Ejemplo gráfico: invertir 10.000 € de golpe justo antes de la crisis de 2008.

La línea azul, más recta, muestra el total de tus aportaciones. Como lo has hecho todo de una vez, esta línea es constante durante todo el tiempo.

La línea roja muestra el valor de tu inversión a lo largo del tiempo, es decir, cómo varían esos 10.000 € en tu fondo de inversión indexado debido a las oscilaciones del S&P 500.

Como puedes observar, tu dinero invertido empieza a disminuir de valor y no recupera su valor inicial hasta marzo de 2013. Es decir, durante casi 5 años y medio tienes menos de 10.000 € en tu fondo de inversión.

Ahora, imagina que no inviertes esos 10.000 € de golpe, sino que lo haces en aportaciones periódicas de 1.000 € en 1.000 € durante los primeros 10 meses. Puedes ver el resultado en la siguiente gráfica.

Gráfica DCA de 1000€ en máximos

Ejemplo gráfico: invertir 10.000 € de 1.000 € en 1.000 € justo antes de la crisis de 2008.

La línea azul sube de manera lineal al principio, porque representa esas pequeñas aportaciones mensuales de 1.000 €, que van incrementando el total invertido hasta llegar a los 10.000 €.

La línea roja vuelve a mostrar la variación del valor de lo invertido en el fondo indexado a lo largo del tiempo. En este caso, se observa cómo recuperarías tu inversión un año antes que en el caso anterior. Además, la pérdida máxima que habrías experimentado sería mucho menor y la rentabilidad futura sería mayor.

Por lo tanto, el DCA nos ha ayudado a mitigar los efectos de la crisis sobre nuestra inversión.

Vamos a dar un paso más y ver qué ocurriría si, en lugar de repartir la inversión en aportaciones de 1.000 €, éstas fueran de 500 € durante 20 meses. El siguiente gráfico muestra el resultado.

Gráfica DCA de 500€ en máximos

Ejemplo gráfico: invertir 10.000 € de 500 € en 500 € justo antes de la crisis de 2008.

En este caso, la recuperación se produce mucho antes, aproximadamente entre diciembre de 2009 y enero de 2010, poco más de 2 años después de empezar a invertir y tan solo unos pocos meses después e haber terminado de realizar todas tus aportaciones. La rentabilidad también es mucho mayor.

Este  efecto se debe a que hemos invertido en los meses en los que las bolsas estuvieron en mínimos y eso nos permite tener un precio medio mucho más beneficioso de cara al futuro.

Ahora bien, este ejemplo es un extremo en el que se decide invertir justo en el peor momento.

¿Qué pasaría si se hubiese empezado a invertir en mínimos, es decir, cuando la bolsa estaba más barata?

El siguiente gráfico muestra el supuesto donde se invierten los 10.000 € de golpe en marzo de 2009, justo en el momento en que parecía que el mundo se iba a acabar.

Gráfica invertir de golpe en mínimos

Ejemplo gráfico: invertir 10.000 € de golpe justo después de la crisis de 2008.

Como puedes ver, el valor de tu inversión empieza a crecer de forma espectacular y tu decisión no podría haber sido más acertada.

En cambio, si hubiéramos decidido entonces repartir nuestro capital en aportaciones de 500 €, el resultado sería este otro.

Gráfica DCA de 500€ en mínimos

Ejemplo gráfico: invertir 10.000 € de 500 € en 500 € justo después de la crisis de 2008.

Tampoco está nada mal, ya que hubiéramos visto cómo nuestra inversión se habría ido revalorizando mes tras mes. Sin embargo, los resultados distan bastante del caso anterior.

He querido mostrarte estas dos simulaciones tan opuestas para que te hagas una idea de lo que cabe esperar con cada estrategia de inversión. Sin embargo, lo normal no es que decidas empezar justo en el máximo o en el mínimo del mercado. Lo más probable es que entres en el mercado en un momento intermedio.

Por lo tanto, la decisión sobre si es mejor invertir todo de golpe o hacerlo poco a poco es algo que sólo tú debes tomar en base a tus objetivos y a tu tolerancia al riesgo.

También podrías adoptar una estrategia mixta: invertir inicialmente parte del capital (por ejemplo, 5.000 €) y luego repartir el resto en pequeñas aportaciones (por ejemplo, de 500 € cada una).

Como te digo, no hay una manera mejor o peor.

Lo que yo haría puede no ser lo más apropiado para ti.

Primero conócete a ti mismo y sólo después toma tu decisión.

Nota:

Las gráficas se muestran con un propósito meramente didáctico e ilustrativo. En ningún caso deben tomarse como base de ninguna decisión sobre inversión. No me hago responsable sobre cualquier error u omisión que pudiera haber en la información que en ellas se muestran. Los datos para elaborar dichas gráficas han sido extraídos del estudio realizado por el economista Robert Shiller, disponibles para su descarga en datahub.io bajo licencia ODC Public Domain Dedication and License (PDDL) .

Ventajas de invertir todo de golpe

Aunque creo que lo puedes deducir a partir de todo lo que te he comentado en este artículo, voy a intentar sintetizar los beneficios de invertir todo tu dinero a la vez. Te los enumero a continuación:

  • Estadísticamente es la estrategia con la que obtienes mayores rentabilidades.
  • Históricamente el mercado es más tiempo alcista que bajista.
  • Es mucho más sencilla: inviertes una vez y te olvidas.

Ventajas de invertir poco a poco

En cuanto al DCA, éstas son sus principales bondades:

  • Se reducen las pérdidas si justo pillas un período bajista.
  • Permite aprovechar los mercados bajistas para comprar más y, por lo tanto, recuperar antes tu inversión.
  • Se eliminan las emociones al aportar siempre la misma cantidad con la misma periodicidad.

Conclusión

Cuando alguna vez he comentado con conocidos si tienen algo en bolsa, la principal respuesta que me suelen dar es “no, me parece muy arriesgado”.

Creo que, para la mayoría de la gente, el miedo a perder su dinero pesa mucho más que el deseo de hacerlo crecer.

Por eso, las aportaciones periódicas suelen ser la mejor aproximación para quienes no tienen mucha experiencia invirtiendo ni les interesa demasiado estar pendiente de los mercados, a pesar de que los estudios demuestren que no es lo más rentable.

Ahora bien, para que el DCA funcione hay un aspecto clave que no debes olvidar: tienes que ser constante.

Invierte siempre la misma cantidad.

Y hazlo siempre el mismo día del mes (o con la periodicidad que te hayas marcado).

Si te desvías de tu plan, entonces se va todo al garete.

Para ello, es fundamental que no seas tú quien se encargue de dar la orden de invertir cada mes. Si tu inversión depende de ti corres el riesgo de olvidarte, de tener algo mejor que hacer, de ponerte enfermo o incluso de tener la tentación de esperar un día o dos para ver si el mercado baja un poquito más.

No cometas ese error y automatiza todo lo posible.

Programa las transferencias desde tu cuenta corriente a tus fondos de inversión un día y olvídate el resto del año.

DCA y constancia

Invertir poco a poco requiere constancia. Por eso, lo mejor es automatizar.

En mi caso, hago aportaciones automáticas mensuales tanto a mis carteras indexadas como al fondo Baelo Patrimonio. Siempre la misma cantidad, un mes tras otro. Aplico así el DCA para obtener un buen precio medio en el largo plazo.

Ahora bien, también llevo a cabo compras más fuertes cuando considero que es un buen momento para hacerlo. Si creo que un activo está a buen precio, aprovecho entonces para aumentar mi inversión.

Pero ésa es mi manera de invertir y la que mejor se adapta a mi situación particular. No la tuya.

Por cierto, ¿me quieres contar cuál es? ¿Prefieres invertir de golpe o poco a poco?

Te espero en los comentarios.

Ebook - 7 creencias erróneas que te hacen perder dinero

¿Todavía te da miedo invertir?

Descarga gratis mi ebook y descubre qué te está frenando

¡Sácale partido a tus ahorros desde hoy mismo!