Seleccionar página

No sé si conocerás la historia del ingeniero y el tornillo.

Si no la conoces, no te preocupes, yo te la cuento.

Dicen que había una vez un ingeniero al que llamaron para arreglar un superordenador del que dependía todo el proceso productivo de una fábrica.

El ingeniero llegó al lugar, observó el ordenador durante unos pocos minutos y después sacó un destornillador de su bolsillo con el que apretó un tornillo de la parte posterior.

  • “Ya pueden conectarlo de nuevo”, dijo.

Cuando lo enchufaron, el ordenador volvió a funcionar con normalidad.

El encargado, muy agradecido le preguntó cuánto le debían.

  • “Mil euros, por favor”, dijo el ingeniero.
  • “¿Mil pavos? ¿Cómo puede ser eso? ¡Si ha estado aquí menos de 5 minutos y sólo ha apretado un tornillo! Bueno envíeme la factura con todo desglosado y ya veremos…”

Al poco tiempo, el encargado recibió la factura. Esto es lo que ponía:

  • Apretar un tornillo: 1 €.
  • Saber qué tornillo apretar: 999 €.
imagen de un destornillador

Más importante que apretar un tornillo, es saber qué tornillo hay que apretar.

Mira, en los últimos años la inversión en fondos indexados se ha puesto muy de moda.

El motivo es que los fondos tradicionales, de gestión activa, difícilmente consiguen superar a sus índices de referencia de manera consistente.

Una de las razones por las que esto suele pasar es el elevado coste de sus comisiones, que lastran en buena parte su rentabilidad.

Ahora bien, eso no quiere decir que todos los fondos de gestión activa sean malos.

En absoluto.

Hay fondos de inversión muy buenos, donde los gestores lo hacen realmente bien y merecen las comisiones que se les está pagando.

Como sabes, en mi cartera combino ambas estrategias: fondos de gestión activa y fondos indexados. Creo que no hay una estrategia mejor que la otra. Cada una tiene sus pros y sus contras y, por eso, invierto en ambas.

Ya te he hablado en varias ocasiones sobre mi aproximación a la gestión pasiva a través de roboadvisors de gran calidad, como Indexa Capital o Finizens.

En este artículo quiero hablarte de la otra estrategia y, para ello, te voy a contar cuáles son los fondos de inversión de gestión activa que tengo actualmente en mi cartera.

Pero primero, un aviso.

Aviso:

En este artículo únicamente expreso mi opinión personal. No deberías tomar lo que te digo como una recomendación de compra o de inversión. Antes de tomar cualquier decisión sobre cómo invertir tu dinero, te recomiendo estudiar y evaluar las opciones por ti mismo o pedir consejo a un profesional.

Comisiones de los fondos de inversión

Antes de hablarte sobre fondos de inversión concretos, es necesario que conozcas algunos parámetros que te pueden servir para evaluar si son convenientes o no para tu estrategia.

Hemos mencionado antes las comisiones, pero …

¿Sabes realmente por qué conceptos pueden cobrarte en un fondo de inversión?

Esta es la lista de las comisiones más frecuentes que puedes encontrar:

  • Comisión de suscripción: se paga en el momento de comprar las participaciones del fondo. Así, cuando tú inviertes una determinada cantidad de euros en un fondo, primero se cobra el porcentaje de la comisión y, con lo que queda, se contratan las participaciones. No obstante, no suele ser habitual que las entidades cobren por este concepto.
  • Comisión de reembolso: se paga cuando vendes tus participaciones, por lo que reduce el importe final que percibirás en esa venta. Tal y como ocurre con la comisión de suscripción, no suele ser habitual que la entidad te cobre esta comisión. En cualquier caso, debes saber que su importe máximo está limitado por ley, de tal modo que la suma de las comisiones de suscripción y reembolso no debe ser nunca superior al 5% del valor liquidativo de las participaciones.
  • Comisión de gestión: es la que cobra la sociedad gestora del fondo por sus servicios o, dicho de otro modo, es la que pagas al gestor por hacer su trabajo. Se descuenta de manera diaria del valor liquidativo de la participación, de tal manera que nosotros no lo vemos directamente. Su máximo también está regulado y puede ser del 2,25% (si se calcula sobre el patrimonio), del 18% (cuando se calcula en función de los resultados) o del 1,35% + 9% (si se calcula sobre ambas variables).
  • Comisión de éxito: esta comisión no es muy habitual, pero es conveniente conocerla. La cobra el gestor en función de los beneficios obtenidos. En mi opinión, antes de suscribir un fondo que lleve esta comisión, debes asegurarte de que merece mucho la pena.
Las comisiones muerden la rentabilidad

Las comisiones suponen un buen mordisco a nuestra rentabilidad.

Ahora bien, las comisiones anteriores no son los únicos gastos asociados a un fondo de inversión. Además, puedes pagar por la custodia del fondo, por las auditorías a las que deba someterse, por las operaciones de compra y venta interna de activos, por los cambios de divisa, etc.

Para que puedas saber a cuánto ascienden estos importes, se ha creado el concepto de gastos corrientes (OGC, del inglés Ongoing Charges). Este indicador aglutina la comisión de gestión junto al resto de gastos asociados al fondo, pero no incluye las comisiones de suscripción, de reembolso ni de éxito.

Los gastos corrientes son un indicador que nos ofrece una idea mucho más aproximada de las comisiones y gastos asociados a un fondo de inversión y que nos facilita mucho la comparación de varios fondos entre sí.

Parámetros para comparar fondos de inversión

Está claro que las comisiones son un aspecto muy importante a la hora de evaluar un fondo de inversión, pero no debe ser el único.

Las comisiones reducen los beneficios, de eso no hay duda. Sin embargo, si una vez descontados los gastos, la rentabilidad total del fondo es superior a la de la mayoría de su categoría o a la de su índice, unas comisiones algo más elevadas pueden estar justificadas.

O si el control del riesgo del fondo es acertado y nos protege de caídas en el mercado mejor que otros fondos similares, también puede ser una opción acertada aunque sus comisiones puedan parecer a priori algo elevadas.

En resumen, si el gestor hace bien su trabajo y nosotros nos beneficiamos, porque encaja con nuestra estrategia de inversión, ¿qué tiene de malo pagarle por ello?

Es un win-win.

Por eso, a la hora de seleccionar un fondo, no deberías centrarte únicamente en sus comisiones, sino hacer una valoración en su conjunto.

Para ello, te voy a comentar algunos indicadores en los que te puedes fijar para valorar si un determinado fondo de inversión es candidato o no para tu cartera.

El primer aspecto no puede ser otro que la rentabilidad.

Cuando invertimos, nuestro objetivo es aumentar nuestro capital, por lo que nos interesan fondos que sean capaces de sacar partido a nuestro dinero.

Rentabilidad de los fondos de inversión

Cuando analizamos un determinado fondo, lo primero que miramos es su rentabilidad histórica.

Pero no vale con saber cuánto ha aumentado el valor del fondo desde el año anterior.

Debes considerar la rentabilidad histórica.

Y cuantos más años, mejor.

Con esa información puedes obtener las rentabilidades medias a 3 años, a 5 años, a 10 años, etc. y te puedes hacer una idea de lo que puedes esperar.

Siempre hay que recordar que las rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras, pero cuanto mayor sea el período de tiempo analizado, mayor seguridad podrás tener sobre la capacidad del gestor para obtener resultados de forma consistente.

Otro de los parámetros que debemos tener en cuenta es la volatilidad, es decir, las variaciones del valor del fondo a lo largo de un período de tiempo.

La volatilidad es una medida del riesgo que asumimos al contratar un fondo de inversión, si entendemos el riesgo como las fluctuaciones a las que puede estar sometido su valor.

Así, si tenemos dos fondos con la misma rentabilidad, por ejemplo del 10%, pero uno tiene una volatilidad del 5% y el otro del 2%, podemos decir que el primero es más arriesgado que el otro.

¿Quiere decir eso que como mucho el primer fondo subirá o bajará un 5%?

No, podría fluctuar más en determinados momentos. También menos. Simplemente sabemos que, de media, durante el período considerado para calcular su volatilidad, las variaciones son del 5%.

Ahora bien, comparar fondos de esta manera no es obvio, ya que sus rentabilidades no suelen ser exactamente iguales, ni tampoco sus volatilidades.

Para facilitarnos esta tarea existe la denominada ratio de Sharpe que calcula la diferencia entre la rentabilidad del fondo y la rentabilidad que se puede conseguir con el activo que tiene riesgo cero (por ejemplo, los bonos del tesoro en USA). Posteriormente divide dicha diferencia entre la volatilidad del fondo.

De este modo, la ratio de Sharpe relaciona la rentabilidad del fondo con su volatilidad y nos da una idea sobre qué fondo nos ofrece un mayor rendimiento en función del riesgo que asume.

Ahora bien, para que el valor de la ratio Sharpe sea útil, siempre deberás comparar fondos pertenecientes a la misma categoría. De lo contrario sería como elegir entre un jamón o una lechuga basándote únicamente en su peso.

Ratios de los fondos de inversión

Las ratios te ayudarán a comparar varios fondos de inversión entre sí.

Otros dos parámetros que podemos evaluar de un fondo de inversión son la ratio alfa y la beta.

La ratio alfa es una medida sobre lo bien o lo mal que lo hace el gestor. Nos indica la rentabilidad extra del fondo que es consecuencia directa de su trabajo y no depende directamente del comportamiento del mercado.

Por lo tanto, un valor positivo será señal de que el gestor está obteniendo rentabilidades superiores a las del índice, mientras que una alfa negativa nos avisará de que la labor del gestor no está siendo demasiado buena.

La beta, por su parte, nos indica cómo de volátil es un fondo con respecto a su índice de referencia.

Así, una beta de 1 nos muestra que el fondo se comporta igual que el índice, una beta menor que 1 nos dice que sube o baja menos que el mercado, mientras que un valor por encima de 1 significa que el fondo es más volátil que el índice (puedes ganar más, pero también perder más).

Por último, conviene conocer un último aspecto que puede orientarte sobre la calidad de un fondo de inversión. Se trata de las estrellas Morningstar.

La firma Morningstar lleva a cabo una clasificación de los fondos y les otorga una calificación para orientar a los inversores sobre su calidad. Así, agrupa los fondos por categorías, los ordena dentro de cada categoría y les asigna un número entre 1 y 5 estrellas en función de la siguiente escala:

  • 5 estrellas para el 10% de los mejores fondos de la categoría.
  • 4 estrellas para el 22,5% siguiente.
  • 3 estrellas para el 35% siguiente.
  • 2 estrellas para el 22,5% siguiente.
  • 1 estrella para el último 10%.

No obstante, para entrar en esta clasificación, el fondo debe tener al menos 3 años de historia, por lo que a veces te encontrarás fondos que no tienen esta valoración.

Si bien las estrellas de Morningstar no son un criterio absoluto, ya que dejan de lado algunos aspectos más subjetivos sobre la capacidad de los gestores, sí que nos dan una buena idea de partida sobre la calidad de un determinado fondo de inversión.

Mi selección particular de fondos de inversión

Ahora que ya conoces la terminología más habitual a la hora de analizar fondos de inversión, es momento de que te muestre los fondos de gestión activa en los que invierto actualmente mi propio dinero.

Pero antes, déjame recordarte que lo que te cuento en este artículo no es ni mucho menos una recomendación de compra ni de inversión. Se trata únicamente de una selección personal, basada en mis propios intereses y estrategia de inversión actual.

Dicho esto, ahora sí, te presento mis fondos de inversión de gestión activa favoritos.

Seilern World Growth Eur U R

Datos del fondo
  • ISIN: IE00B2NXKW18
  • Rentabilidad anualizada (10 años): 16,42 %
  • Rentabilidad anualizada (3 años): 17,28 %
  • Volatilidad: 15,56 %
  • Ratio de Sharpe: 1,06
  • Beta: 0,88
  • Alfa 3a: 1,34
  • Gastos corrientes:1,65%
  • Estrellas Morningstar: 5
  • Fuente: morningstar (31/01/2021)

Empezamos con un fondo de renta variable centrado en empresas de crecimiento de alta calidad.

La inversión en crecimiento (Growth Investing) es una estrategia de inversión que se centra en comprar participaciones de empresas de las que se espera que sus beneficios crezcan por encima de la media del mercado.

Lo que hace especial a este fondo es que la selección de empresas parte de lo que llaman “Universo Seilern”, un conjunto de unas 60-70 compañías que los propios gestores han estudiado minuciosamente y han identificado como aptas para invertir en ellas.

Seilern World Growth Eur U R

Seilern World Growth – inversión en empresas de crecimiento de alta calidad.

El fondo, por lo tanto, invierte únicamente en empresas pertenecientes a este grupo. Se trata de compañías de elevada calidad, con un modelo de negocio estable, líderes de su sector, con ganancias predecibles y con un crecimiento por encima de la media en los últimos 10 años.

Empresas tan conocidas como Alphabet (Google), Nike, Mastercard o Accenture forman parte de su cartera.

Con esta estrategia, y gracias al amplio conocimiento que los gestores tienen sobre las compañías del Universo Seilern, el fondo ofrece una rentabilidad por encima de su índice de referencia con cierta contención del riesgo, por lo que se trata de un fondo muy interesante para quien busque invertir en grandes empresas a nivel mundial.

Threadneedle (Lux) – Global Smaller Companies AE (EUR)

Datos del fondo
  • ISIN: LU0570870567
  • Rentabilidad anualizada (5 años): 22,23 %
  • Rentabilidad anualizada (3 años): 20,67 %
  • Volatilidad: 18,56 %
  • Ratio de Sharpe: 1,04
  • Beta: 0,91
  • Alfa 3a: 10,51
  • Gastos corrientes: 1,80 %
  • Estrellas Morningstar: 5
  • Fuente: morningstar (31/01/2021)

Si el fondo anterior se caracteriza por invertir en grandes empresas consolidadas, el fondo que te comento a continuación sigue una estrategia muy diferente.

El objetivo en este caso son las compañías de pequeña capitalización, las denominadas Small Caps. Estas empresas se caracterizan por tener un mayor potencial de revalorización que las grandes compañías. Por lo tanto, son capaces de generar rendimientos más elevados, a costa, claro está, de asumir también un mayor riesgo.

Por eso, a la hora de invertir en Small Caps, creo que es conveniente dar con un fondo que controle muy bien qué activos se compran y por qué.

Threadneedle (Lux) - Global Smaller Companies AE (EUR)

Threadneedle Global Smaller Companies – inversión en pequeñas y medianas empresas con buenas perspectivas de crecimiento.

Este fondo cumple este propósito. Analizan las compañías en base a sus propios méritos y sólo seleccionan aquellas que, según los gestores, serán capaces de aumentar su crecimiento futuro y generar altos rendimientos, gracias en parte por sus ventajas competitivas.

Su elevado nivel de alpha es una muestra del beneficio que los gestores son capaces de obtener con su trabajo, por encima de la rentabilidad de su índice.

No obstante, la volatilidad de este tipo de fondos es elevada, por lo que para un inversor conservador sólo debería constituir, a lo sumo, una parte pequeña de su cartera.

BlackRock Global Funds – World Technology Fund A2 (EUR)

Datos del fondo
  • ISIN: LU0171310443
  • Rentabilidad anualizada (10 años): 21,66 %
  • Rentabilidad anualizada (3 años): 44,24 %
  • Volatilidad: 21,86 %
  • Ratio de Sharpe: 1,60
  • Beta: 1,01
  • Alfa 3a: 9,06
  • Gastos corrientes: 1,81 %
  • Estrellas Morningstar: 5
  • Fuente: morningstar (31/01/2021)

El sector de la tecnología está imparable.

Si has estado algo atento a la bolsa durante este último año, sabrás que las empresas tecnológicas han tenido una subida vertiginosa en sus valoraciones.

El índice NASDAQ, que aglutina las empresas de tecnología, informática, telecomunicaciones, etc. de USA, está rompiendo cada día récords históricos.

Por eso, la inversión en este tipo de empresas hoy en día es muy recomendable.

Pero siempre, con prudencia.

La volatilidad del sector tecnológico es por lo general bastante alta. Te recomiendo tener este aspecto muy en cuenta a la hora de constituir tu cartera.

Fondos relacionados con la tecnología hay bastantes y, algunos de ellos, realmente buenos.

En mi caso, llevo el fondo World Technology Fund A2, de la gestora BlackRock, por su excelente comportamiento durante los últimos años.

BlackRock Global Funds - World Technology Fund A2 (EUR)

BGF World Technology Fund A2 – inversión en empresas tecnológicas.

Se trata de un fondo que invierte en grandes empresas tecnológicas, principalmente de USA y Asia, aunque también tiene una pequeña parte en Europa. Gigantes como Apple, Microsoft, Tesla o Amazon ocupan las principales posiciones de su cartera.

Tiene una beta cercana al 1, lo que nos indica que se desvía muy poco con respecto a su índice de referencia. Sin embargo, el buen trabajo de los gestores queda reflejado en su elevado valor de alfa, lo que justifica las comisiones del fondo.

Robeco Global Consumer Trends D EUR

Datos del fondo
  • ISIN: LU0187079347
  • Rentabilidad anualizada (10 años): 17,07 %
  • Rentabilidad anualizada (3 años): 22,29 %
  • Volatilidad: 15,58 %
  • Ratio de Sharpe: 1,33
  • Beta: 0,94
  • Alfa 3a: 4,86
  • Gastos corrientes: 1,71 %
  • Estrellas Morningstar: 5
  • Fuente: morningstar (31/01/2021)

El Robeco Global Consumer Trends es uno de los fondos que más fama ha alcanzado durante los últimos años y, por lo tanto, suele formar parte de las carteras de muchos inversores.

Y no es para menos.

Creado en 1998, cuenta con 5 estrellas morningstar y ha demostrado durante este tiempo su capacidad de batir a su índice de referencia en rentabilidades anualizadas a 3, 5 y 10 años.

Desde su creación, la rentabilidad media del fondo ronda el 9%. Teniendo en cuenta que ha vivido el estallido de la burbuja de las puntocom, la crisis del 2002 y la del 2008, años en los que lógicamente tuvo serios descensos, hay que decir que su rentabilidad media total no está nada mal.

Robeco Global Consumer Trends D EUR

Robeco Global Consumer Trends – inversión en empresas de consumo, con foco en el consumo digital.

El fondo invierte principalmente en empresas del sector consumo, pero se centra en las relacionadas con el consumo digital (Netflix, Spotify), mercados emergentes (Alibaba, Meituan) y grandes marcas (Danone, Adidas, Sony, Nestle).

Sin duda, un gran fondo para tener en cartera, con un buen equipo gestor que sabe lo que hace y con el que seguirás el ritmo de las principales tendencias de consumo de la sociedad.

Esfera I Baelo Patrimonio FI

Datos del fondo
  • ISIN: ES0110407097
  • Rentabilidad anualizada (3 años): 6,75 %
  • Volatilidad: 9,65 %
  • Ratio de Sharpe: 0,67
  • Beta: 0,94
  • Alfa 3a: 8,23
  • Gastos corrientes: 0,70%
  • Estrellas Morningstar: Sin calificar por tener menos de 3 años
  • Fuente: correo periódico de Baelo (09/01/2021) y último informe de seguimiento del fondo (31/07/2020).

Y dejo para el final uno de mis fondos favoritos de esta selección.

No por su alta rentabilidad, ya que, a diferencia de los anteriores, no es un fondo de renta variable pura, sino que más bien se enmarca dentro de los denominados fondos mixtos:  invierte entre un 30% y un 75% en renta variable y el resto en renta fija.

Lo que me gusta de este fondo es su estrategia de inversión y su capacidad de añadir estabilidad a una cartera.

El fondo está gestionado por Antonio R. Rico, autor del blog Inversor Inteligente.

Se trata por lo tanto de un fondo de autor y su filosofía está muy ligada a su manera de entender la inversión: enfoque a largo plazo, ahorro de costes y evitar la especulación.

Lo que hace a este fondo especial es que la inversión en renta variable sigue una estrategia Buy & Hold, centrada en la adquisición de acciones globales de gran capitalización y con un contrastado historial de dividendos crecientes. Se trata de empresas pertenecientes a los llamados Aristócratas del Dividendo (compañías que han subido su dividendo de manera ininterrumpida durante las últimas décadas).

Además, la cartera se complementa con una pequeña parte de REITs (inversión inmobiliaria) y mineras de oro, con lo que se busca diversificar un poco la cartera y aportar una mayor protección en momentos de crisis y de inflación elevada.

Esfera I Baelo Patrimonio FI

Ruinas de Baelo Claudia, la ciudad romana que da nombre a Baelo Patrimonio, un fondo centrado en los aristócratas del dividendo.

Antonio define Baelo Patrimonio como un fondo no indexado de gestión bastante pasiva.

Es una buena manera de verlo, ya que evidentemente sí que hay una gestión activa, pero sus reglas a la hora de comprar y vender empresas hacen que la rotación de activos sea muy pequeña, lo que le permite mantener unos costes realmente bajos.

En definitiva, un gran fondo para invertir a largo plazo de manera tranquila, donde el propio Antonio tiene invertido gran parte de su patrimonio. Un claro ejemplo de lo que Warren Buffet denomina “skin in the game”.

Hasta aquí mi selección de fondos, no la tuya

En el momento de escribir este post (febrero de 2021) tengo todos estos fondos en mi cartera y estoy contento con ellos.

Más adelante no lo sé.

Podría cambiar algunos fondos por otros, aumentar posiciones o venderlos todos.

Lo desconozco.

Todo dependerá de cómo evolucionen los propios fondos, mi estrategia y mi situación personal.

Por lo tanto, no te bases exclusivamente en mi selección para construir tu cartera. Te recuerdo que no te estoy recomendando comprar ninguno de ellos, sólo estoy dando mi visión personal.

Lo que es apto para mí puede que no lo sea para ti.

Haz tus propios análisis, toma tus decisiones y, si lo necesitas, recurre a un asesor profesional.

El mercado de fondos de inversión es enorme. Hay mucha variedad de ellos, orientados a diferentes perfiles de inversor y centrados en sectores de lo más variado.

Sé que hay fondos muy buenos que no he incluido en esta selección, simplemente porque no encajan con mi estrategia actual.

Por eso, puede que tú también tengas tu propia lista de favoritos.

¿Te animas a compartirla en los comentarios?

Finanzas personales

¿Quieres tener tus gastos bajo control?

Suscríbete a mi blog y llévate gratis la plantilla que yo mismo utilizo para registrar mis ingresos y gastos.

¡Pon a raya tus finanzas desde hoy mismo!